Mi pequeño watercolor, a mi manera (I)

Desde que algunas de ustedes me propusieron hacer un water color no he parado de darle vueltas a la cabeza. ¿Cómo hacerlo? ¿qué necesito? Nunca había hecho esta técnica y después de consultar a varias personas, entre ellas, Remedio de Telas Creactiva, decidí dejarlo aparcado por un tiempo porque no sabía si sería capaz de hacerlo. Pero precisamente fue Remedio la que me abrió los ojos cuando me dijo “cada maestrillo tiene su librillo” y sus palabras me han perseguido desde entonces. ¿Quieres saber qué pasó después? 

Mi entretela no es la más adecuada para hacer este tipo de trabajos porque se mueve mucho y lo cierto es que ahora mismo no puedo siquiera pensar en buscar la entretela especial para hacerlo. Así que como estoy un poco loca y me atrevo con todo, decidí que con lo que me gusta a mi unir cuadritos, ¿por qué no hacerlo como hago un nine patch o un four patch pero de mayores dimensiones?

Cuando surgió aquella idea en el grupo de El costurero de Lulú-Proyectos en Facebook, subí un cuadro que me encantó. Lo encontré en la página Quilte Use Forever En ese momento lo veía más sencillo que hacer un jarrón o un corazón que se ve mucho por Internet. Creo que en estos casos es mejor empezar por algo más pequeño y ya habrá tiempo de ampliar.

Quilte Use Forever
Quilte Use Forever

El de la foto es el skyline de Nueva York, una ciudad que espero poder conocer alguna vez en mi vida. Y bueno, no se si haré lo mismo, parecido o me saldrá un churro, pero voy a empezar a coger mis cuadritos y ver qué pasa.

Hoy no podrás ver el resultado final porque aún ando cortando cuadritos y viendo donde puedo colocarlos dentro de mi watercolor. Lo que sí te puedo contar es que lo que ya he decidido es que mi cuadro va a tener mar y playa y sobre ella se levantarán los edificios. Fíjate en mi océano de un azul intenso.

Mi océano del watercolor
Mi océano del watercolor

La mezcla de colores me recuerda a esas imágenes desde el aire en el que se ven los diferentes matices que puede llegar a tener el mar. Y siendo de una isla no podía faltar una playa de arena amarilla, en este caso, distintos tonos de beige.

La playa se llenó de arena
La playa se llenó de arena

¿Qué pasó después? Pues vi que mi cuadro iba teniendo unas dimensiones superiores a mi plano de corte así que decidí trasladarme. Quité el mantel que cubre mi tablón sobre el que suelo trabajar y empecé a colocar las piezas de nuevo, así podría verlas sin ningún fondo que pudiera distraer.

Una vez hecha la mudanza añadí un primer edificio en tonos rojos.

Y apareció un edificio rojo
Y apareció un edificio rojo

Y pronto mi skyline empezó a crecer, en un abrir y cerrar de ojos ya había edificios verdes, negros y naranjas.

Los edificios crecen como setas
Los edificios crecen como setas

Pero no serían los últimos, ahora llegó el turno de los marrones, para cerrar la primera línea de edificios de mi watercolor a pie de playa.

Ya están todos los edificios
Ya están todos los edificios

Y aquí lo voy a dejar. Me falta aún por cortar los cuadritos correspondientes al cielo, para después ponerme a unir. Como ya te dije lo haré sin guata, porque no la he buscado y creo que puede quedar bien así… al menos lo voy a intentar. Por cierto, ahora que me doy cuenta, no te dije que mis cuadritos tienen una medida de 5 cm.

Te dejo con la intriga de como quedará, a ver si mañana o pasado puedo traerte el resultado de la unión de todos los cuadritos. Ya me lo imagino colgado al lado de un lienzo que me hizo mi sobrina Adriana cuando solo tenía 5 añitos y que lo tengo en un lugar especial de mi salón.

Me despido hasta pronto, me quedo cortando cuadritos, que esto es un vicio, espero que coser no se me haga muy pesado. Y bueno, pensando que si no queda muy bien este intento de watercolor, podré decir que es algo vanguardista o una obra de arte moderno. Ya sabes que aquí el que no se consuela es porque no quiere 🙂 ¡Esta cabeza loca mía, para qué le haré caso!

¡Besos costureriles!

18 comentarios en “Mi pequeño watercolor, a mi manera (I)

  1. En mi humilde opinión te está quedando divinamente. Creo que es mas caos pensarlo que llevarlo a cabo. Ánimo ,esperamos resultado final. Te mandamos paciencia.
    Un beso.

    1. Ay Viky que voy a ser medio maléfica, jejeje, pero es que era mucho trabajo para un post y como se suele decir en el mundo de la tele, dejé el final cebado para que tengan más ganas de verlo. Ya puedes ver como lo acabé, ¿te gustará? Un besito!

  2. Bueno Lulu, acabo d leerte, y m ha encantado tu inventiva, tienes una mente activa q m ha gustado mucho, y tu forma de expresarte. Seguro q tu trabajo queda genial, y x q no?, no todos tienen q llevar guata, hace años hice una colcha de este tipo para verano y m quedo monisima, si es verdad, q aunque aun no se hablaba de fundas nordicas x aquí, m quedo parecida, x q le puse forro d sabana, x la terminación, espero ver ese gran cuadro cuando este terminado

    1. Hola Chari! la verdad es que tienes mucha razón, nos acostumbramos a ponerle guata a todo y nos parece que si no, no está bien acabado. Nada más lejos de la realidad y más cuando se trata de un tapiz o una funda nórdica, que suelo usar mucho. El concepto patchwork para poner como un edredón de toda la vida no va conmigo pero lo que me cuentas del forro de sábana me atrae mucho más. Si me animo te lo cuento. Por cierto, acabo de subir el cuadro terminado, ya me contarás. Un beso enorme y gracias por tu mensaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *